AdSense

miércoles, 29 de octubre de 2008

Falsa mansarda en una casa de barrio de Buenos Aires.

Las viviendas entre medianeras ofrecen solamente en la fachada al frente la oportunidad de diferenciarse.


Esta falsa mansarda es una solución alternativa al tan repetido tejado falso en el frente.

Estéticamente es una cuestión personal pero sin duda resulta un acierto de diseño para identificar la casa y otorgarle económicamente una personalidad.

Los propietarios suelen estar muy motivados para invertir dinero en lo que consideran importante, hacer que la fachada muestre características distintivas, acordes al nivel económico de la familia que ocupa la casa.

En algunos casos la fachada está resuelta con acierto, con estética y un sentido del equilibrio, pero hay varios otros en donde lamentablemente se logra algo diferente pero desmerecedor.

Imagen frontal
Fachada a la calle con falsa mansarda
Para ver estas imágenes en galería sobre fondo oscuro, haga clic en cualquiera de ellas.

Perspectiva
Compare con una falsa fachada de una vivienda en barrio vecino.


¿Qué es una mansarda?

Se llama mansarda a la ventana sobre el tejado de una casa para iluminar y ventilar su desván. Por extensión también se identifica asi al mismo desván o altillo en la fachada de un edificio, cubierto por un techo de tejas muy inclinado dando por resultado un elemento ornamental que corona el edificio.

Su nombre proviene del francés mansarde por el arquitecto parisino François Mansart (1598-1666), quien no inventó este elemento arquitectónico sino que tomándolo de obras italianas lo popularizó en Francia, su sobrino nieto Jules Hardouin Mansart prestigió a este tipo de altillo al utilizarlo en el Palacio de Versalles.

Fue inventado a mediados del siglo 17 por el arquitecto Francés Le Vau. La cubierta de los edificios mediante tejados inclinados crea un espacio a veces aprovechable entre éstos y el último forjado.

La mansarda tiene como misión abrir el desván al exterior con una ventana vertical en alguno de los faldones de la cubierta. Hace falta practicar un hueco en el tejado y este se techa con otro pequeño tejado a dos aguas cuyo caballete se sitúa perpendicular al faldón y a la ventana en el centro por encima de ella.

Las mansardas típicas se encuentran cubiertas de tejas, frecuentemente en forma de escamas, elaboradas con pizarra o con chapas de cinc artísticamente troqueladas.



Por favor, deje su opinión por escrito al pie. Agregue este blog de arquitectura de casas a su lista de Favoritos. Para estar al día con lo publicado ingrese su dirección de correo electrónico en la ventana de la barra lateral. Más abajo hay una simple y breve encuesta muy fácil de responder, sirve para orientar la edición y publicación de los contenidos según su motivación e intereses. Gracias por participar.

Reciba las NOVEDADES

Al publicar nuevas entradas un email le informará el mismo día.

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Distribuido por FeedBurner

Google+ Followers